11 de julio de 2008

CRÓNICA DE LA MINIGIRA FRANCESA. 4 DE JULIO: ANNECY

Por la mañana salimos temprano de París en tren dirección Annecy. El paisaje era de postal a medida que nos acercábamos a la ciudad perteneciente a la Savoia, a 40 km de Suiza, el último territorio en anexionarse a Francia (antes tierras italianas).


No sé cómo imaginaban Lucy y Roger la ciudad a la que nos dirigíamos, pero tantos ellos como yo no podíamos articular palabra ante tanta belleza. El lago, las montañas, la ciudad, todo nos parecía de cuento de hadas (tened en cuenta que nací y vivo en L´Hospitalet de Llobregat).

Ese mini castillo de Exim era una antigua prisión. Justo a su izquierda se encontraba nuestro pintoresco hotel.

Vincent, alias Renton, el principal artífice de que estuviéramos allí, nos vino a recoger a la estación, dejamos el equipaje en su preciosa casa (no había nadie en el hotel y decidimos pasar más tarde), fuimos a comer y más tarde nos condujo a la sesión de firmas.

BD Fugue Cafe es una cadena de librerías (siete, creo) que combinan con mucho éxito cafetería y tienda de cómics.

Ya había personas esperando cuando llegamos a las dedicatorias media hora tarde. Vincent, tras la máquina de chicles, conversa con Jean Christophe, un mega amable señor que hablaba español y se ofreció a hacernos de interprete. Lo hizo mejor que bien, traduciendo las preguntas que los lectores querían hacernos, traduciendo incluso las dedicatorias que Roger y yo íbamos desgranando. Al fondo podéis ver la pedazo cafetería en la que nos encontrábamos y en la cual puedes leer un buen cómic mientras te tomas lo que te apetezca. Durante las 3 o 4 horas de firmas charlamos de Jazz Maynard y de nuestros planes de futuro, de “Vidas a contraluz”, de la situación del mercado comiquero en España, etc.

Pero me gustaría destacar la presencia de un señor llamado Roger al que ya habíamos visto en París el año pasado (su cara es inconfundible, entre Robin Willians y Domenique Pinon) y que había viajado hasta Annecy para que le firmáramos el segundo tomo. Nos parece del todo inconcebible que la gente coja un tren durante más de tres horas para que le hagamos un garabato en nuestro álbum. Lo mejor de esta sesión, no obstante, fue un adolescente sordomudo llamado Thomas que quería que le dedicáramos los dos tomos. Nos comunicamos a través de preguntas escritas en una pequeña libreta que Jean Cristophe nos iba traduciendo. El chaval también dibujaba y quería saber qué materiales utilizaba Roger, además de preguntas sobre la serie. Fue muy emotivo e inolvidable (conservo como un tesoro las cuatro hojitas con las preguntas).

Tras las firmas nos dimos una vuelta por la tienda. El amigo Vincent le regaló a Roger la carísima y fantástica edición especial del quinto tomo de “El Marqués de Anaon” (álbum completo en B y N, en color, extras, láminas firmadas por los autores y todo ello encuadernado en cuero!). A Lucy y a mí nos regaló cinco o seis álbumes.


Antes de irnos a cenar nos tomamos un refresco (un brebaje alimonado muy bueno con algo de alcohol) y unos frutos secos.


Vincent nos dio unos posavasos para que le hiciéramos una dedicatoria y pueda colgarlos en un gran marco junto a, por ejemplo, uno de Matt Groening, que recientemente había asistido al festival de animación de Annecy. La particularidad de su petición es que el dibujo en el posavasos lo tenemos que hacer una vez hayamos vuelto a casa y enviárselo por correo a la tienda. Así lo haremos, amigo!


Algo cansados, llegó el esperado momento de irnos a cenar a un buen restaurante de comida típica de la región. De izquierda a derecha: Jean Cristophe, yo, Elena (mujer de Jean C. Simpática a más no poder y que también hablaba español), una señora de la que no recuerdo su nombre (pero sabía bailar algo de flamenco y lo demostró), detrás de la señora rubia no vemos al dueño de BD Fugue Cafe (tampoco recuerdo su nombre, lo siento), el camarero empanao, el bueno de Vincent, su mujer Joan (embarazada de 5 meses), Angèle, Roger y Lucy.

Lo mismo, pero con comida en la mesa y mejor plano (Lucy no es mala fotógrafa).

Fondue del mejor queso Beaufort de Annecy, patatas hervidas, ensalada y embutido. Lo intenté, de veras, pero no pude acabarme el plato.


Otro ejemplo de variedad de quesos regionales, pero no me acuerdo cual en concreto. El que se lo pidió no emitió queja alguna, ya os lo digo.


Una Moussaka de chuparse los dedos.


Annecy de noche no tiene nada que ocultar, al contrario, la ciudad se potencia de un modo increíble. Ahora entiendo que esta ciudad sea refugio de deportistas y amantes de la vida tranquila y sana.


Momento inevitable de la despedida. Vincent y Joan frente a la puerta de su casa nos dicen lo emocionados que estaban por nuestra visita y nosotros lo muy agradecidos que estábamos por su invitación. Besos, abrazos sinceros y hasta la próxima, amigos!


A la mañana siguiente quisimos hacer algo de turismo antes de coger el tren que nos llevara a Lyon, la próxima parada en nuestra minigira.




Quita el hipo, ¿eh? Roger nos hizo sin darnos cuenta la preciosa foto que veis abajo.


Roger se contagió del espíritu deportivo de los habitantes de Annecy y puso a prueba la perfecta y precisa maquinaria de su cuerpo atlético.

Todo en Annecy resultaba perfecto...

... demasiado perfecto para ser cierto.





Y acabo esta crónica de la jornada con una foto que hizo Lucy a una ventana que le llamó la curiosidad. Una foto muy apropiada, ¿no creéis, Tebeonautas?

3 comentarios:

Juan dijo...

La comida tiene una pinta terrible (...de tener mucho queso y ya sabes que yo no puedo tomar de esas cosas de vacas y demás) pero los paisajes son increíbles! Ya me estáis dando envidia gañanes!

vincentbd/Renton dijo...

Eh eh !
Je vois que vous en avez aussi bien profité le lendemain ;)
Hereux de voir ces photos qui me rappellent plein de très bons souvenirs ^__^

Vous revenez quand vous voulez !!!!!!!!!! :D

Kôsen (Au + Di) dijo...

Qué bonito el sitio! Y, por dios, ¿qué era eso que os pusieron de comer? Se me ha hecho la boca agua solo con ver las fotos :D~~
Parece que os lo pasasteis bien, no? La Auro y yo nos alegramos mucho. ^^