16 de julio de 2008

CRÓNICA DE LA MINIGIRA FRANCESA. 5 DE JULIO: LYON

Otro viaje en tren, esta vez dirección Lyon. Daba pena despedirse de los inolvidables y espléndidos paisajes de Annecy.

Nada más llegar a Lyon nos dirigimos a la librería que nos había invitado, una de las más reputadas y antiguas de la ciudad: Expérience.

Antes de entrar, Lucy se fijó que la librería estaba junto al consulado filipino. ¿Hace falta ser filipino para advertir un cartel situado a tres metros del suelo? Me temo que sí.


Resulta que ya era la hora de la comida y que no entraríamos en la tienda hasta más tarde. Bueno, no había prisa. Ñam, ñam, lo primero es lo primero.


Lyon nos pareció bonita y limpia, pero muy gris, como Bruselas. No tiene esa "luz" que sí tiene París, aunque sólo es nuestra opinión, claro.


Uno de los dueños de Expérience y algunos de los empleados nos llevaron a comer un poco lejos, con la intención de enseñarnos el precioso casco antiguo de Lyon, situado en una zona elevada de la ciudad.



De izquierda a derecha: Angèle, yo, Roger, David (periodista), Vincent (un amigo de los libreros que hacía de intérprete), Nicolas (uno de los dos dueños de Expérience) y Landry, currante de la librería.

David aprovechó mientras nos traían la comida para hacernos un montón de preguntas para su web y Vincent traducía como podía dichas preguntas y nuestras respuestas.


Otra muestra de lo exquisita comida francesa.

David también nos hizo alguna foto y grabó en vídeo a Roger haciéndole una dedicatoria. Aquí podéis ver si os apetece entrevista y vídeo.

Por fin entramos en Expérience, una delicia de tienda con muchos años a sus espaldas. El tipo de la camiseta azul y gafas que veis a la derecha es Jean Louis, el otro 50% de la librería.



Todo el techo de la librería está adornado con improvisados dibujos de sus ilustres visitantes (José Muñoz, Moebius, Springer, Guarnido, etc). No sé vosotros, Tebeonautas, pero yo jamás había visto algo parecido (espero que nunca tengan que cambiar de local).

Angèle "Jean Seberg" Pacary también flipó con la decoración.


Comienza la agotadora sesión de firmas...


...y Lucy y Angèle, con la lección bien aprendida, aprovechan esas tres o cuatro horitas para hacer de turistas por Lyon. No parece que se lo pasaran muy mal, no.

Entre firma y firma hicimos algunos amigos. Entre ellos, dos buenísimos dibujantes: Mikael y Anthony Jean (el de la foto), a quienes les encantaba Jazz Maynard.


Acabada la sesión de firmas y con la librería cerrada, a Roger le llegó la oportunidad de lucirse y dejar su impronta en el techo.



Dibujo ya terminado y subrayado por un texto que leí no sé donde, una especie de soflama anarquista que debía aparecer en uno de los tres tomos de Maynard y que finalmente no incluimos.



Al día siguiente, Roger cumplía 31 añitos y Angèle y Lucy fueron a comprar champagne y algo de pica pica para festejarlo. El tipo que está a la izquierda, detrás del librero Jean Louis, es el dibujante
Guillaume Martínez. Un chaval de 28 años de vida muy intensa, que había vivido en Italia, España y ahora en Lyon. Lleva 11 álbumes publicados y dirige la asociación de autores de Lyon, con más de mil afiliados (igual que en España, vamos, el mismo sentido de la asociación).

Y llegó la hora de la cena. Al día siguiente volvíamos a Barcelona, pero antes había que disfrutar lo que quedaba de noche.

Nos pusimos las botas y probamos algunas de las delicias lyonesas (las entrañas y glándulas, habituales en su gastronomía, preferimos dejarlas para otra ocasión).


Los libreros suelen acudir a este restaurante con los autores que invitan a la tienda, así que el dueño del local ya tiene una libretita donde los dibujantes hacen una dedicatoria. Esta es la de Roger.


Tras la cena nos fuimos a tomar unas cervezas. Nos despedimos de todos y nos fuimos al hotel.

Al día siguiente, la lluvia frustró nuestros planes de hacer de turistas a primera hora de la mañana. Bebimos unos carísimos cafés con leche, cogimos las maletas y un taxi nos llevó al aeropuerto.

La minigira había terminado. Todo había marchado a pedir de boca (solo la presencia de Diana, la novia de Roger, habría convertido este buen viaje en perfecto) y habíamos conocido a muchos amigos. ¿Qué más podíamos pedir?

7 comentarios:

Mister You Know dijo...

De momento las fotos molan mucho
Viajais mas que Hugo pratt, tio Estais que no parais!!!! (que envidia, collons!! jejeje)

Oye, el mensaje de arriba es un spam qie se te ha colao creo

Enrique Fernandez dijo...

Me paso unos días sin mirar este blog y ya parece una guia de viajes de media Francia!
Ya sabéis, cuando acabéis la carrera comiquera, montaos una empresa dedicada a pasear jubilaos del gremio por las mejores tiendas. :)
Un abrazo y que siga todo tan bien!
Cojonudo lo del Homs, por cierto.

Perditah.... dijo...

Dile a Roger que el próximo lo pinte con kechup y mostaza como el platico ese molón JAIL!
jejejejejejeje

:)

como molaais!

Juan dijo...

Vaya chulada de librería, estos franceses si que saben decorar!

caesar dijo...

A mí mi madre me enseñó desde muy peque a no pintarrejear las paredes......si llega a ver esta librería le da algo. Como mola!
Ya veo que no te has aburrido.

Un saludote!

Juan dijo...

Hombre, con textos mucho mejor, donde va a parar... (veanse frases célebres de Tojeiro).

Siento no poder asistir a las reuniones frikis, el horario de verano que hemos adoptado este mes es el culpable ya que tengo que entrar antes a trabajar. Supongo que no nos veremos hasta septiembre ya que la próxima semana me piro a mi tierra. Buen verano a todos los frikis de alta alcurnia! Intentaré seguir mirando los blogs en casa de los colegas que en la mía no hay interné.

Miquel Aguiló Pallicer dijo...

Esta Libreria parece la Capilla Sixtina, por supuesto con Roger alias "Miguel Angel", buena guia francesa peró con méritos de Raule.