23 de septiembre de 2009

VICENTE MOLINA FOIX, O EL ARTE DE MEAR FUERA DEL TIESTO


En estos tiempos de crisis la gente parece estar especialmente aburrida y algunos ociosos, afortunados ellos, dedican su tiempo a soltar chorradas a los cuatro vientos. Hace pocos meses, un joven y confundido autor de tebeos se preguntaba sobre la necesidad del oficio de guionista en el noveno arte. Confío en que a estas alturas alguien le habrá ilustrado al respecto y el joven autor pueda dedicarse a dibujar a tiempo completo y deje de escupir tonterías (algunos las llaman reflexiones).
Ahora, cuando las aguas volvían a su cauce en el siempre tranquilo mundo de la historieta, irrumpe un escritor (es cierto, un amigo mío tiene uno de sus libros) llamado Vicente Molina Foix y monta el pollo. Con escasos y torpes argumentos, el tipo salta a la palestra poniendo en duda que los cómics merezcan el calificativo de arte. No contento con la provocadora salida de tono, se atreve a ir más allá y critica a quienes equiparamos el mágico oficio de hacer tebeos con el resto de disciplinas artísticas.
Evidentemente, al tipo le ha caído la del pulpo. El que aún no lo haya hecho puede pasarse por el blog del escritor (que sí, que lo es, no bromeo) y leer los comentarios que centenares de personas le dedican “cariñosamente”, textos mejor escritos y más elocuentes que lo que yo pueda decir aquí.

Por eso en lugar de hablar voy a soñar. Soñar que un angelito baja del cielo, coge de la mano al escritor y lo lleva en una Nube Kinton hasta una biblioteca municipal bien surtida de tebeos en sus estanterías. Sueño con el escritor ojeando ensimismado el Born Again de Miller y Mazzuchelli, Buda de Tezuka, Maus de Spiegelman, Mort Cinder de Oesterheld y Breccia, Torpedo de Abulí y Bernet, El verano indio de Pratt y Manara ¡Por Tutatis, el pobre escritor no da abasto! Llora de felicidad al descubrir el Spirit de Eisner, Lobo solitario y su cachorro de Koike y Koijima, Paracuellos de Giménez, Epiléptico de David B.… En pleno Nirvana, avergonzado ahora por las sandeces vertidas en su artículo, el escritor se da cuenta de repente de que el ángel que le guía es un compañero de profesión: Andreu Martín. El ángel le asegura que ni él ni el resto de colegas escritores que aman la historieta como medio de expresión le guardan rencor por su polémico texto, que el conocimiento todo lo cura y una mala tarde la tiene cualquiera. De paso, con algo de putería, también le explica lo divertido y difícil que es crear un cómic. Mi sueño termina con el desconsolado escritor llorando a mares, totalmente arrepentido y jurando con la mano derecha sobre el Jimmy Corrigan de Chris Ware que como penitencia intentará escribir una novela gráfica para Astiberri.

Soñar es gratis y, por desgracia, soltar chorradas también.

Raule, guionista de tebeos.


(Ilustración de Lito Mille)

12 comentarios:

albertomadrigal dijo...

clap, clap

Angux dijo...

Clap, clap +1

Sergio Bleda dijo...

Muy chulo,Raule :)
Ojalá este señor tenga la fortuna de descubrir la cantidad inagotable de imaginación, fantasía, emoción, pasión y diversión que tú, yo, y miles de lectores de tebeos en todo el mundo, hemos sido capaces de encontrar en las historietas.

mai-e dijo...

juas! hoy no hago mas que recibir correos de aviso del artículo ese, y hasta ahora esta ha sido la respuesta que mas me ha gustado, sobre toro el titulo, que le va que ni pintado, XD
el tio ya tiene hasta una pagina de facebook contra él (creo que se llama "vicente molina deja en paz a los comics" o algo asi)
me recuerda al artículo aquel de Sara Gallardo sobre los frikis, esperemos que el tambien se disculpe.
sobre las referencias que has puesto... dios, no tengo perdón!! yo tambien tendré que ir a una buena biblioteca, jeje.
un abrazo!

sergisonic dijo...

bien dicho maestro!

y si "bombardeamos" la dirección de correo-e contacta.tiempo@zetadigital.com???

abrazo

sergi-griposo

RKL Archer dijo...

Nos suscribimos a lo dicho. La ignorancia es muy valiente. Demasiado.

Sergio Bleda dijo...

RKL:
La ignorancia no es valiente.
Es arrogante.

Abrazos ;)

Sergio A. Sierra dijo...

Bien dicho, Raul.
Lo peor es hacer de la ignorancia una virtud y encima proclamarlo a los cuatro vientos sólo para que hablen de ti pensando que así se te va a hacer publicidad gratis y vas a vender más libros. Patético.
De haber soñado yo con él le hubiera atizado con el omnibus de Watchmen o el tomazo de La Muerte de Superman en la jeta. Como dice un colega "la ignorancia tiene solución, la estupidez no".

Gabor dijo...

Bravo, Raule! no digo más que de este señor ya se ha hablado mucho y es cansino...

TERESA VALERO dijo...

Descocada? Ejem, ejem...

Creo que mi escaso aprovechamiento infantil de las tiras cómicas fue más adecuado a mi sensibilidad que la filatelia (claro que eso va en gustos) y las chorradas de plastelina e incluso las pintamonadas de los "nine old men" Disneyanos me hicieron una niña feliz y fueron la base de muchas cosas posteriores que hoy me hacen una persona feliz. Pero claro, yo sólo soy una prescindible guionista de tebeos (encima infantiles), o sea, un asco de tía... ;)

Diego Burdío Román dijo...

¡Ouh yeah!
Lo que me fascina es cómo se ha puesto la gente al enterarse del artículo. La de chorradas que han sacado por internet y Facebook metiéndose con él.

Lo mejor es no darle demasiado bombo. Seguramente se habra quedado en el TBO cuando era pequeño y no conoce nada más, o como dice una amiga, habrá perdido algún concurso de literatura y se ha picado. Solo espero que la gente profana en el tema no se deje llevar por el artículo y confirme sus sospechas de que los cómics son una chorrada para críos.

¡Un abrazo!

Juan dijo...

Y sin usar tanto el diccionario de la RAE como el mister Molina Fuá, si es que lo malo de este país es que la gente se dedica a lamerse los culos y luego ya se creen el ombligo omnisciente del mundo...